domingo, 8 de mayo de 2011

Reseña: Apocalipsis Z, Manel Loureiro

Y para esta tarde de domingo soleada os traigo una reseña literaria sobre los días más oscuros que pasa España (y el mundo entero) en la historia con la que nos deleita Manel Loureiro.
Una historia de zombis ambientada en nuestro país ¿Qué más se puede pedir?


¿Qué sucedería si un día descubrieses al levantarte que la civilización se está cayendo en pedazos?


Eso es lo que le sucede al protagonista de Apocalipsis Z, un joven abogado que lleva una vida tranquila y rutinaria en una pequeña ciudad española, hasta que un oscuro incidente médico tiene lugar en un remoto país.
Paulatinamente, lo que tan solo era una pequeña noticia breve en los periódicos se transforma en una epidemia que, devorando  país tras país, amenaza con aniquilar a toda la humanidad.


España no será una excepción, y el pánico comienza a cundir...


Nos encontramos ante una novela que si bien actualmente no es una novedad ya que últimamente los libros de zombis inundan las librerías, es la primera del género que he tenido la oportunidad de leer, y por supuesto, después de haberla terminado, no va a ser la última.

Portada ficticia del periódico El País
El protagonista (ni una sola vez dice su nombre) vive en una pequeña ciudad de Galicia y como bien dice el argumento de la contraportada, escucha en las noticias que  un grupo de guerrilleros islámicos de Daguestán han asaltado unas antiguas bases soviéticas; se habla de centenares de muertos y Putin ha decretado el estado de alarma en todo el territorio ruso. Poco más, una noticia cualquiera a escala internacional de esas que ves mientras cenas y elucubras sobre si habrán roba armamento militar, nuclear o biológico.
Sin embargo con el paso de los días la cosa empieza a torcerse, y mucho. Pero aún no se sabe exactamente qué está ocurriendo y el protagonista al contártelo desde su perspectiva te consigue transmitir su angustia ante lo desconocido que empieza a asolar medio mundo aunque tú sepas exactamente que es lo que va a ocurrir.


El libro está dividido en cinco grandes apartados: El blog, el diario, el Zaren Kibish, Vigo y Numancia, y cada uno se compone de entradas, con fecha y hora, a modo de diario.

Está  narrado en primera persona y apenas contiene diálogos.
Loureiro consigue transmitir todo lo que siente el protagonista en cada instante hasta el punto de introducirte demasiado en ese mundo apocalíptico y por supuesto, morirte de miedo con él.
 Lo que más me ha gustado es que a diferencia a las películas que hay sobre el tema, un libro te cuenta todo, absolutamente todo lo que se le cruza por la mente al protagonista, todas sus reflexiones, divagaciones, teorías, temores.
Todos los libros son así por supuesto, pero nunca me había detenido tanto en este punto porque es el primer libro que leo de este género y claro, las películas de zombis son de mucha acción y poco sentimiento, al contrario que este libro; hay acción, por supuesto, y sangre y gore con detalles escabrosos que le dan muchísimo realismo, pero también hay muchos sentimientos.
Otro punto importante del libro que a mi me ha llamado muchísimo la atención es que mientras en las películas sigues al protagonista por sus escalofriantes paseos por un mundo muerto, en el libro te cuentan qué es lo que ocurre con esos miles de supervivientes que quedan en el país mientras la epidemia va abriéndose paso. Te habla de la desesperación de una multitud, de que aunque hay zombis intentando matarles, también sigue habiendo mujeres pariendo sin apenas médicos ni medios para atenderlas, sigue habiendo enfermedades, la comida escasea y se establece la ley del más fuerte, matándose unos supervivientes a otros por algo que llevarse a la boca...


Mucho, muchísimo realismo a pesar de que es una historia totalmente ficticia y que esperemos que no se de jamás.
Aunque es un libro que no cuenta con mucho diálogo, no te aburre ni te cansa pues las descripciones son las justas y el ritmo no decae en ningún momento. Incluso a veces lo momentos de paz son bienvenidos ya que logras estar tensa durante toda la lectura, te parece incluso oír los gemidos que el protagonista oye.

Otra de las cosas que me ha encantado es, lo que antes he mencionado, que la acción transcurre en España, con personajes que todos conocemos, comunicados del Rey en televisión, Matías Prats en el telediario con aspecto de no haber dormido en días cuando la situación ya empieza a ser preocupante, te habla de canales como Telecinco, Cuatro o la Primera, de periódicos, de ciudades como Barcelona o Vigo. Son detalles que me ha encantado encontrar en una novela, ya que la mayoría de literatura que leo es internacional y los pocos nacionales que leo es literatura fantástica.

Las únicas pegas: 
♦  Que Loureiro tiene algunas repeticiones demasiado a menudo. En un párrafo puede repetir la misma palabra varias veces y eso resulta cansado y pesado para el lector que le parece estar leyendo lo mismo. Abusa demasiado de ciertas expresiones.
♦  Y que no se cuando podré hacerme con la segunda parte.

Veredicto: ¡RECOMENDADÍSIMO! A todo el mundo que se atreva con libros de terror, que lo lea. Tampoco puedo decir mucho del género porque es el primero que leo pero sin duda ha resultado todo lo contrario a decepcionante. Una historia común: epidemia a escala mundial donde la civilización se levanta como No Muerto y comienza a perseguir a todo ser viviente, pero con una frescura que engancha y un protagonista al que coges muchísimo cariño, por su valentía, su espíritu de supervivencia y sus comentarios irónicos en los momentos más peligrosos y críticos.

4 comentarios:

Laura ! dijo...

Fuaaaa! Y si te digo que se me han puesto la piel de gallina con el diálogo del libro que has citado? Sobre todo con la última frase "Los que murieron fueron los afortunados"
Creo que definitivamente me lo voy a leer, no sé cuando, ni si te lo pediré o me lo compraré pero definitivamente me lo leo. El "fin del mundo" es un tema que me puede (de hecho estoy rumiando una historia mia propia sobre eso) ya sabes (y si no lo sabes a partir de ahora) que el ser humano me parece la auténtica enfermedad del universo, que está(estamos) destruyendo todo poco a poco por nuestra ambición a tener más y más, y que en algún momento claramente nos pasará factura. Y, al fin y al cabo, un ataque de zombis, es una forma de desolar el mundo entero xDDDDD

Eileen dijo...

@Laura: ¿Y si te digo que cuando lei ese fragmento a mi tambien se me pusieron de punta? Esa parte del libro es brutal. Por su realismo ante la desesperación de la gente. Impresionante.
Ahora se lo esta leyendo mi padre pero sabes que aqui lo tienes para cuando te sientas con fuerzas xDDD
A mi tambien me apasiona (y me acojona) el fin del mundo. Y no puedo estar más de acuerdo con lo que dices (y te juro que yo tambien he pensado en escribir más de una vez algo apocalíptico! jajajajajajajaja)
Si, definitivamente, un ataque zombi es una forma cruel y espantosa de asolar el mundo.

Antonio Ortiz Carrasco dijo...

Aprovechad para comprar Los Dias Oscuros y La Ira de los Justos (la tercera parte que acaba de salir hace muy poco).

Eileen dijo...

@Antonio: ¡Sí! Estoy a la espera de ahorrar un poco para ir a por ellos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...